Suscripciones Whatsapp y Correo Contacto Facebook Turjaen Twitter Turjaen

El oppidum íbero de Puente Tablas

Compartir

24/02/2016
 
 
El oppidum (ciudad fortificada) íbero de Puente Tablas (Jaén) se abre desde este viernes al público con la inauguración este jueves del Centro de Recepción de Visitantes.
 
El secretario general de Cultura, Eduardo Tamarit, ha destacado durante el acto de inauguración que con la apertura de este centro "se abren también las puertas al público a este yacimiento, que nos descubre más del rico patrimonio arqueológico de la provincia" y que "ha sido y sigue siendo una fuente inagotable para el conocimiento y la investigación".
 
El Centro de Recepción de Visitantes se compone de dos espacios, uno que sirve de vestíbulo y otro en el que se desarrolla la zona expositiva. El proyecto museográfico se centra en la vida cotidiana de los íberos, así como en las peculiaridades de este asentamiento, con una cronología situada entre los siglos VII al III a.C., que se articula a partir de paneles informativos, imágenes, recursos infográficos y reproducciones y acerca al visitante a la vida diaria de una familia íbera, su relación con la naturaleza, la transformación del paisaje o su contexto histórico. Asimismo, se han habilitado y señalizado varios senderos que comunican los distintos espacios excavados e investigados para que puedan ser también conocidos por el público.
 
Desde 2010, la Consejería de Cultura y la Diputación de Jaén han suscrito diferentes convenios para la construcción de este centro de recepción de visitantes y la adecuación del yacimiento para incluir su visita dentro del programa Viaje al Tiempo de los íberos. El oppidum íbero de Puente Tablas se sitúa a unos cuatro kilómetros de Jaén y es conocido desde los años 70 del pasado siglo a través de los trabajos realizados por el catedrático Juan Maluquer de Motes, primero, y a iniciativa de la Universidad de Jaén por el equipo de Arturo Ruiz Rodríguez, más adelante. Las investigaciones muestran un poblado ibérico fundado sobre un primer asentamiento neolítico final y, posteriormente, un poblado preibérico, datado en el periodo conocido como Bronce Final, sobre el que se construye el poblado ibérico que se desarrolla entre los siglos VII a finales del III a. C. cuando desaparece.
 
En el yacimiento, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Zona Arqueológica en 2007, se ha excavado, en los últimos años, la puerta de la muralla, mostrando un sistema defensivo altamente simbólico, dado que muestra cómo el equinoccio de primavera y otoño supuso para la población un rito ante la diosa, figura que fue localizada en la intersección entre la puerta y un santuario. También en los últimos años se ha incidido en el estudio del palacio del príncipe de Puente Tablas, en el que se identifican áreas y estancias privadas (sala de banquetes, bañera ritual y una capilla) y áreas de trabajo (lagares, hornos, tahonas y almacenes).
Estos dos edificios han marcado un hito importante en el conocimiento de la cultura íbera en Andalucía, ya que a partir de este hallazgo y su estudio, se comienza a identificar espacios de usos semejantes en otros lugares.
 
Este centro, que se ha construido sobre una colina y está compuesto por dos volúmenes uno más alto que sirve como vestíbulo de entrada y recepción, y otro alargado donde está el espacio expositivo 2013 está dedicado a la forma de vida de los habitantes de esta ciudad aristocrática íbera, muy ligada al ciclo agrario. Su contenido está dividido en distintos ámbitos temáticos destinados a un año en la vida de una familia íbera; los frutos de la tierra; domesticar animales, la transformación del paisaje; tiempo de innovaciones; la riqueza del suelo; construir una ciudad; la guerra en tiempo de los iberos; Puente Tablas siglo IV antes de nuestra era; preservar los frutos de la tierra; producción de alimentos durante el invierno; al calor del hogar; la renovación del ciclo o Betatun y el sol. Todos estos aspectos descriptivos de la vida cotidiana en el oppidum se muestran al visitante mediante distintos recursos como paneles gráficos, pantallas interactivas, proyecciones de audiovisuales y tres escenografías que reproducen aspectos concretos de la actividad de los íberos.
 
El centro de recepción de Puentes Tablas se suma a los ya existentes en el marco del Viaje al Tiempo de los Íberos Necrópolis de Cerrillo Blanco, de Porcuna, el Museo de los Exvotos Ibéricos de Castellar, la ciudad iberro-romana de Cástulo en Linares y las tumbas principescas de Toya y Hornos en Peal de Becerro. 
 
El oppidum íbero de Puente Tablas se localiza a unos cuatro kilómetros de Jaén y es conocido desde los años 70 del pasado siglo a través de los trabajos reali-zados por el catedrático Juan Maluquer de Motes, primero, y a iniciativa de la Univer-sidad de Jaén por el equipo de Arturo Ruiz Rodríguez, más adelante. Las investiga-ciones llevadas a cabo muestran un poblado ibérico fundado sobre un primer asen-tamiento neolítico final y, posteriormente, un poblado preibérico, datado en el periodo conocido como Bronce Final. Sobre ese sustrato se construye el poblado ibérico que se desarrolla entre los siglos VII a finales del III a. C. cuando desaparece. 
 
Durante más de 30 años, la investigación del yacimiento, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Zona Arqueológica en 2007, ha ido acompa-ñada de restauraciones llevadas a cabo por la Consejería de Cultura y más reciente-mente por la Diputación Provincial de Jaén. En los últimos años se ha excavado la puerta de la muralla, mostrando un sistema defensivo altamente simbólico, dado que muestra cómo el equinoccio de primavera y otoño supuso para la población un rito ante la diosa, figura que fue localizada en la intersección entre la puerta y un santua-rio. También en los últimos años se ha incidido en el estudio del palacio del príncipe de Puente Tablas, en el que se identifican áreas y estancias privadas (sala de ban-quetes, bañera ritual y una capilla) y áreas de trabajo (lagares, hornos, tahonas y al-macenes). Estos dos edificios han marcado un hito importante en el conocimiento de la cultura íbera en Andalucía, ya que a partir de este hallazgo y su estudio, se co-mienza a identificar espacios de usos semejantes en otros lugares.
 
Horario:
De Martes a Sábados de 9,00 a 15,30 horas. Teléfono del C.Recepción: 670 948 946.
Lunes, domingos y festivos: Cerrado
Tf.: 203818 (Corporativo)
Centralita: 953 013270